proyecto Murcia 2030

ADN Urbano. Barrios vivos

Murcia ha puesto en marcha proyectos pioneros a nivel mundial para revitalizar la ciudad y animar a los vecinos a la participación en sus barrios. Por ello, creamos el ADN Urbano (Activación De Núcleos Urbanos) un nuevo modelo de regeneración pública de los barrios de la ciudad, creado y desarrollado en Murcia.

Marcado por la participación, ya que las actuaciones que se desarrollan surgen de la participación vecinal y tienen como finalidad incrementar la implicación de los vecinos con su barrio, es un modelo integral, pues intervienen de manera coordinada todas las áreas del ayuntamiento: comercio, cultura, urbanismo, infraestructuras, derechos sociales, etc. Esto supone romper moldes en la gestión de la administración, creando una nueva forma de coordinar proyectos.

El objetivo es lograr con pequeñas intervenciones urbanas (acupuntura urbana) mejorar la vida del barrio y el bienestar de los vecinos. También existe un objetivo social que es el de promover la actividad de los vecinos del barrio mediante actividades, asociacionismo, etc. fomentando la unión y colaboración de aquellos y aquellas que habitan en dicho barrio para crear una red entre vecinos unidos por activar y dinamizar su barrio.

Por ello, nace con la intención de integrar a todos los vecinos y colectivos del barrio, eliminando hándicaps sociales o problemas que puedan existir en la zona que impidan la conexión y convivencia entre ellos. Además, cuenta con intervenciones de acupuntura urbana, pues se desarrollan centenares de mejoras urbanas (arbolado, accesibilidad, juegos infantiles…) concentradas en unas semanas, encaminadas todas las actuaciones a potenciar la identidad del barrio.

En estos años hemos aplicado este modelo en diferentes barrios, el primero de ellos en beneficiarse del ADN Urbano es Santa Eulalia, un barrio que por su singularidad propiciaron su intervención en él.

Desde el Ayuntamiento de Murcia realizamos decenas de actividades para facilitar que los vecinos participen, para acercarnos a ellos y conocer cómo conciben el barrio, qué lugares son los más importantes y destacados, cuáles son sus necesidades y qué quieren potenciar o poner en valor de Santa Eulalia.

Fruto de este proceso participativo se computaron más de 3.000 propuestas para mejorar el barrio de Santa Eulalia, que se concretaron en más de 1.000 actuaciones que se ejecutaron durante la fase de agitación de forma simultánea la mayoría de ellas en apenas unas semanas.

Tras el éxito del proyecto realizado en Santa Eulalia, que ha sido considerado por observadores internacionales como un ejemplo de buenas prácticas en la Unión Europea, se ha querido llevar a cabo el ADN-Urbano a otros barrios, tal y como se comprometió.

El objetivo global de estos nuevos ADN- Urbano es en el caso de el barrio de El Carmen el de recuperar la centralidad que este barrio ha tenido durante toda su historia, y que se ha visto limitada en su desarrollo por barreras naturales como el río e infraestructuras como la vía de ferrocarril. Mientras que en el barrio de La Paz el objetivo prioritario es acabar con su aislamiento, abriendo espacios y rompiendo barreras para recuperar la vida urbana en los espacios públicos de esta zona de Murcia.

Comenzó la fase de participación en mayo de 2018, tras elaborar el diagnóstico de la situación actual de ambos barrios se ha realizado a través de dos procesos de participación en el que se han intervenido más de 80 colectivos y entidades, contabilizándose 3.000 aportaciones realizadas por los vecinos del barrio del Carmen y un total de 620 por parte de los de La Paz.

El proyecto ADN Urbano llegará a toda Murcia, mejorando los barrios y pedanías con la ayuda de los vecinos, teniendo como eje principal la participación.

Cada barrio potenciará su personalidad propia, su ADN, su identidad poniendo en valor sus fortalezas y aprovechando sus oportunidades de mejora.

Este proyecto producirá un nuevo impulso social, comercial y cultural, a través de las diferentes asociaciones y colectivos.

Un plan de inversiones permitirá mejorar los espacios públicos, zonas infantiles, parques y jardines y puntos de encuentro entre los vecinos, para continuar fomentando la convivencia de la gente de Murcia en lugares públicos que se convierten en el corazón del barrio y que apuesten por la identidad del barrio donde se lleve a cabo el ADN Urbano.